El Betis ya está entre los ocho equipos con más seguidores de la ACB en Twitter

El cambio de nombre del Club Baloncesto Sevilla -ahora Real Betis Energía Plus- no sólo está provocando que se triplique el número de socios, batiendo el récord histórico de la entidad. También está multiplicando el impacto en otros aspectos como la asistencia de aficionados a los partidos que el conjunto verdiblanco juega fuera del Pabellón San Pablo, el seguimiento por radio y televisión, gracias a una programación específica puesta en marcha por los medios oficiales del Club heliopolitano, o el seguimiento en redes sociales.

Buena prueba de este último es el número de followers en Twitter, que no para de crecer desde que el pasado verano se formalizara el cambio de nombre del equipo y que ha superado ya a varios históricos, aupándose a la octava posición por encima incluso del Estudiantes, al que adelantaba hace pocos días. La cifra total a día de hoy es de 36.200, pero todo parece indicar que aún subirá más conforme avance esta temporada histórica para el baloncesto sevillano, sobre todo, si los de Zan Tabak hacen un buen papel.

Enero de 2016, cuando tocaste fondo en el césped

¿Dónde está el Betis, abuelo?

En tus libros de casa he leído que los comienzos del Balompié en la Ciudad del Betis fueron difíciles.
Me contaste que cuanto más perdía, más saltabas las vías del tren para verlo en el Porvenir.
Me explicaste cómo la Guerra desplomó al equipo, y cómo la posguerra lo mandó a Tercera.
He visto fotos de las mareas verdiblancas en Utrera.
Y he visto los vídeos de los constantes éxitos y fracasos de los 70 y 80.
He vivido contigo la tiranía en el palco. Y después más derrotas, y más descensos.
He crecido, y he experimentado y entendido lo maravilloso que es descubrir la única felicidad heredable, la buena, la inexplicable.
Verde y blanco en Sevilla y en Siberia.
Verde y blanco en Primera y en Tercera.
Verde y blanco en La Campana y en Las Tres Mil.
En la sopa y en la cama.
En la victoria y en la derrota.
En la grada y en el campo.
En el campo abuelo. También en el campo. ¿Te acuerdas?
Pues en el campo ya no está.
Se ha ido yendo estos años abuelo.
Así que aquí abajo, ahora, estamos en eso. En encontrarlo.
Si lo ves desde el cuarto anillo, avísame, que yo voy a luchar por encontrarlo. Y como te puedes imaginar, no estoy sólo.
¿Qué? ¡Ah! Por supuesto. Viva el Betis, abuelo.