El cuidado de la vida en el centro, Iglesia

En la edad media, la persona tenía que obedecer a Dios, porque éramos pecadoras e incapaces de ser felices por sí solas (el origen de las cofradías).

Con la ilustración (edad moderna), nos dimos cuenta de lo necesaria que es la libertad para encontrar esa felicidad, incluso con fe en Dios. El Concilio de Trento, al menos, sacó la liturgia, la fe, a la calle, a la luz.

Con las revoluciones francesa y rusa y la Declaración de los Derechos Humanos, nos percatamos de que no podemos caminar en la fe desde la libertad si no nos involucramos en la justicia social (Concilio Vaticano II).

Hoy, hace falta un Concilio Vaticano III, porque nos hemos dado cuenta de que no podemos caminar en la fe desde la libertad y trabajando por la justicia social sin poner el cuidado de la vida en el centro.

Sí, la vida en el centro. Es decir, pasar nuestro tiempo en clave de cuidar, no de producir. En clave de sostenibilidad, de serenidad, de salud, de conciliación, de equidad, de diversidad. En clave de amor, no de plusvalía. En clave de acompañar, estar…, no de ganar ni llegar. En clave de caminar, no de progresar.

Triana, un barrio de mármol y cartón

Miles de familias viven en Triana, hoy, bajo el umbral de la pobreza. En el mismo barrio donde se agasaja, se reza y se rinde culto con todo lujo de detalles al Cristo del Cachorro o la Esperanza de Triana. El mármol, los bordados o la grandiosidad de sus celebraciones contrastan con la falta de apoyo a los colectivos en riesgo de exclusión por parte de buena parte de la población, sus autoridades y, lo que es más sorprendente, la propia Iglesia.

Leer más.

Con las cofradías hemos topado

FOTO / Jesús García Pérez

En Sevilla una Iglesia intenta virar el rumbo hacia las periferias y otra aún parece estar en otro siglo.

Mientras Caritas habla de transparencia, código ético, rigor, profesionalidad, cooperación y educación al desarrollo, incidencia política y proyectos de inserción, inclusión, equidad y autosostenibilidad en coordinación y diálogo con las personas y colectivos empobrecidos o en riesgo -conceptos reforzados por el papa en sus intervenciones, exhortaciones y/o encíclicas-, las hermandades hablan de caridad con los pobres.

Leer más.